Tratamiento quirúrgico de la obesidad: pros y contras

Moncada Rafael, Manuel F. Landecho, Víctor Valentí, Gema Frühbeck

Resumen


La obesidad representa un problema de salud pública de primera magnitud. Debido a su patogenia multifactorial, el tratamiento de la obesidad es complejo y requiere un abordaje multidisciplinar. El primer paso consiste en un ajuste y re-educación de los hábitos dietéticos y estilo de vida saludable. La dieta y la actividad física son pilares para que, una vez conseguida la pérdida de peso, ésta se mantenga dentro de la normalidad. Como alternativas para los casos graves existen tratamientos farmacológicos, endoscópicos y quirúrgicos que permiten conseguir reducciones de peso más importantes y mantenidas en el tiempo. En este sentido, la cirugía ha demostrado ser, en combinación con los cambios de estilo de vida y ajustes dietéticos, el mejor tratamiento disponible para la obesidad mórbida, logrando alcanzar mejoría importante en el estado de salud y en la calidad de vida de estos pacientes por sus grandes beneficios en todo el organismo. Sin embargo, debe tenerse presente la posibilidad de que surjan efectos negativos tales como carencias nutricionales globales, así como déficits minerales y vitamínicos específicos e, inclusive un mayor riesgo de alteraciones en la densidad mineral ósea y de alcoholismo. Tanto una reganancia ponderal como un aumento del riesgo de suicidio transcurrido algún tiempo de la cirugía han sido descritos y deben ser tenidos en cuenta. En mujeres en edad fértil resulta necesario añadir los posibles problemas derivados de una mayor prevalencia de parto prematuro y bajo peso al nacer.

Palabras clave


obesidad; comorbilidades; cirugía bariátrica; complicaciones; carencias

Texto completo:

PDF


Copyright (c) 2016 Real Academia Nacional de Farmacia